– Si se usa traje de neopreno, éste debe estar muy pegado al cuerpo. El agua debe penetrar ligeramente en el interior para alcanzar nuestra temperatura corporal. Evita que el agua circule demasiado fácilmente, puesto que podría impedir que se calentase tu cuerpo.
– Para que ponerte el traje te resulte más fácil, ayúdate con una bolsa de plástico, que te colocarás en pies y manos, sobre la cual deslizarás el neopreno.
– Para sacar el traje más fácilmente, tras la natación, se recomienda untar con vaselina las zonas de rozamiento: cuello, axilas, tobillos y muñecas, antes de ponerte el neopreno.
– Para evitar ponerse nervioso a la salida del agua, memoriza los gestos: desenganchar el velcro del neopreno, agarrar la correa de la cremallera, bajarse el neopreno hasta la cintura antes de llegar a la transición, etc.
– Las gafas de natación son muy recomendables para mejorar la visibilidad y evitar las irritaciones. Elije unas gafas con campo de visión amplio, que tenga separación nasal ajustable y a ser posible que estén provistas de caucho, espuma o silicona que se adapte perfectamente al contorno de ojos, esto amortiguará los frecuentes golpes que se suelen producir en las salidas de una competición.
*Para evitar que las gafas se empañen, escupe sobre el cristal interior y frota con la saliva, luego enjuágalas con agua clara. No intentes secarlas, pues podrías rayarlas.
– Para evitar perder las gafas en el barullo de las salidas, colócalas bajo el gorro, de esta forma las recuperarás a la llegada.
– Si temes el frío, nada te impide ponerte un gorro de silicona (más grueso que el de látex) bajo el que te proporciona la organización.

Anuncios